La ciencia de regalar


Comenzando por el 'Black Friday' y el 'Cyber Monday' hasta la llegada de los Reyes Magos, sin dudas que esta es la época del año que más obsequios se hacen.


regalar obsequiar

Obviamente, también es la parte del año en la que más opciones y ofertas de comprar regalos se nos presentan. Por tanto, es un momento al que a mucha gente le surgen algunos interrogantes. ¿Cómo es que decidimos a quién y qué regalar, y a quién no?
Algunas investigaciones recientes han estudiado determinados factores, unos más evidentes que otros, sobre las decisiones a la hora de hacer un obsequio. Veamos tres de estos estudios.


1.) Regalos y destinatarios

Sin dudas que los obsequios reflejan la relación entre quien regala y quien recibe el obsequio. Una investigación realizada en Noruega, en época de Navidades, con un grupo de 90 individuos de entre 18 y 40 años de ambos sexos, evidenció esta tendencia. Los resultados revelaron que los participantes invirtieron más en regalos cuando el grado de parentesco era más cercano.
Casi todas las personas de la muestra hicieron regalos a sus padres, hermanos e hijos, un buen número también lo hizo con sus abuelos. Pero solo un 28% realizó obsequios a tíos y tías genéticamente relacionados, y menos aún a tíos y tías sin relación genética, en este caso fue el 16%. El 20% hizo regalos a sus primos hermanos y ninguno a sus primos segundos.
Los investigadores manifiestan que este comportamiento reafirma la teoría de selección de parentesco, que sostiene que los familiares y parientes de sangre, en caso de necesidad, son más propensos a ayudar, en comparación con aquellos parientes con los cuales no se comparten perfiles genéticos.
Sin embargo, hubo una excepción, las parejas superaron a todos los destinatarios de regalos. Los autores afirman que esto era de esperar, ya que todos los participantes estaban en sus años reproductivos.


2.) Hijos primogénitos gastan más

El hijo mayor, en promedio, gasta más dinero en regalos para sus padres y abuelos, que los hijos nacidos después. En el estudio noruego mencionado anteriormente, los participantes que eran hijos primogénitos también habían invertido más dinero en regalos para sus padres que sus hermanos menores.
Los investigadores interpretan que esta pauta de conducta guarda estrecha relación con el orden de nacimiento, se aduce que los primogénitos se identifican más fuertemente con los padres y demás figuras de autoridad. Esta filiación influye en el desarrollo de la personalidad de los hijos mayores, situación que parece reflejarse en las inversiones que estos hacen en los adultos.


3.) Las mujeres son más generosas con sus amistades

Las mujeres gastan más dinero en regalos para sus amigos/as que los hombres. Distintos estudios demuestran que el sexo femenino es más propenso a invertir en regalos para sus redes de amistades. ¿Qué podría explicar este comportamiento?
Desde una perspectiva evolutiva, en la antigüedad los sistemas sociales eran marcadamente patriarcales, lo que significaba que las mujeres debieron establecerse en las comunidades de sus maridos. Además de las migraciones de comunidad en comunidad, en donde las redes personales tenían que ser reconstruidas una y otra vez. Todo esto habría requerido que las mujeres invirtiesen más en relaciones sociales con personas sin parentesco sanguíneo.
En la actualidad, aquellas pautas de conducta pueden verse reflejadas en un comportamiento más social y en determinados hábitos más altruistas por parte de la mujer de hoy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada