La inteligencia de un perro está relacionada con su tamaño


Algunas investigaciones han demostrado que los perros de razas más pequeñas son más ansiosos y menos proclives a la obediencia.
Recientemente se ha hecho un amplio estudio sobre inteligencia canina, y los resultados nos dicen que el tamaño del perro tiene su incidencia. Veamos los resultados.


perros

Entre los perros que muestran mayor inteligencia y que mejor interactúan con el ser humano se encuentran los Golden Retriever, Labrador Retriever, Pastores Alemanes, Coker, Doberman y Border Collie.
Un hecho llamativo es que los Yorkshire Terriers, Bulldogs Franceses, y Beagles, a pesar de ser razas bastante populares en cuanto a las preferencias de las personas, no aparecen en los primeros puestos en los estudios sobre inteligencia canina.
Si observamos los tamaños medios de unas razas y otras, veremos que el tamaño del animal puede tener algo que ver en los niveles de inteligencia.

Según Stanley Coren, uno de los investigadores más importantes sobre comportamiento canino, los perros poseen tres tipos de inteligencia.
Inteligencia instintiva: se refiere a la habilidad del perro para llevar a cabo determinadas tareas, por ejemplo, guía para personas no videntes o rastreo de personas que quedan atrapadas bajo los escombros en un terremoto.
Inteligencia adaptativa: se refiere a la habilidad del perro para resolver problemas por sí solo.
Capacidad de obediencia: la inteligencia es algo análogo al aprendizaje, y representa la habilidad del perro para aprender de los seres humanos a llevar a cabo una determinada acción.
Esta última forma de inteligencia es la que la mayoría de la gente parece buscar en un perro.

En una de sus últimas investigaciones, Coren se valió de estudios anteriores propios sobre inteligencia canina, y además, envió una serie de cuestionarios a jueces del 'American Kennel Club' y 'Canadian Kennel Club' sobre obediencia y rendimiento. Recibió casi 200 respuestas. Los datos fueron muy consistentes y estables, y le permitieron crear un ranking de inteligencia de 130 razas.

Posteriormente decidió dividir las razas en cinco grupos en función de su tamaño y peso. Muy pequeño de 1 hasta 4 kilos, pequeño más de 4 kilos a 15 kilos, medio de 15 a 24 kilos, grande de más de 24 kilos hasta 38 kilos y gigante de más de 38 kilos.
Cada una de las razas fue agrupada de acuerdo a su peso y relacionada a una puntuación de inteligencia en base a los datos recabados.

Cuando se analizaron los datos resultantes, se halló un patrón estadísticamente significativo que muestra la existencia de una relación entre el tamaño de un perro y su inteligencia, que se puede ver el siguiente cuadro:


gráfico inteligencia canina

Este patrón de datos describe lo que los científicos llaman una U invertida, que es una forma de decir que los valores más altos están en los rangos medios y los valores más bajos están en los extremos. Por lo que este conjunto de datos parece decir que los perros más inteligentes, al menos en términos de capacidad de aprendizaje, se encuentran en el rango de medio a medio-grande.

¿Cuál es la base de esta relación entre el tamaño y la inteligencia en los perros? Tal vez un indicio lo podemos encontrar en algunos escritos de Theodosius Dobzhansky, un conocido genetista y biólogo evolutivo. Este científico dijo que la evolución favoreció a la media de las distintas especies. Los individuos que están en los extremos nunca estuvieron tan bien adaptados como aquellos que poseen características medias. Esto sería consistente con investigaciones que han demostrado que los perros cuya forma de cabeza es relativamente aplanada o relativamente más alargada, en comparación con la forma de una cabeza canina promedio, parecen tener una menor inteligencia.
En resumidas cuentas, aquellos perros que están en los extremos, ya sean demasiado pequeños o demasiado grandes, parecen estar menos adaptados en función de su inteligencia.


Referencia:
http://www.stanleycoren.com/e_intelligence.htm



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada