Dormir y aprender


Recientemente, un equipo de investigadores ha demostrado que la fase REM del sueño es la piedra angular en la consolidación de la memoria de todos los mamíferos, incluidos los seres humanos.


dormir

La primera observación documentada de los movimientos oculares rápidos (REM, rapid eye movement) durante el sueño, fue hecha por el poeta romano Lucrecio en el siglo I AC cuando notó, a la luz del fuego, que su perro de caza profundamente dormido movía vivamente los párpados de los ojos. Fue entonces que escribió: "el parpadeo del animal profundamente dormido me hace pensar que está persiguiendo a algún tipo de presa en su mente".

De forma sorprendente, los científicos no advirtieron la importancia del sueño REM hasta 1951. REM es la fase del sueño en la cual reproducimos los acontecimientos del día en nuestra mente.

Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad McGill (Montreal, Canadá) ha utilizado la técnica optogenética (un método óptico que controla eventos específicos de determinadas células) para confirmar la relación entre la fase REM del sueño y la formación de la memoria.


Los períodos de sueño REM se producen cíclicamente cada 90 minutos y duran alrededor de 20 a 25 minutos. Es el período más profundo del sueño y durante algunos lapsos de tiempo los ojos se mueven vertiginosamente, estos movimientos oculares ocupan aproximadamente un tercio del sueño REM. Un adulto puede pasar alrededor del 25% de sus horas de sueño en la fase REM.

La investigación

Durante varias décadas, los investigadores plantearon la hipótesis de que el sueño REM se correlaciona con el fortalecimiento de la memoria. Pero, como sabemos, la correlación no necesariamente implica causalidad.
Incluso, en los últimos años, diversos estudios habían intentado, sin éxito, aislar la actividad neuronal durante la fase REM utilizando métodos tradicionales.
Sin embargo, en este nuevo estudio los investigadores utilizaron la optogenética, lo que les permitió analizar las neuronas utilizando la luz.

En esta investigación los científicos entrenaron ratones para detectar un objeto nuevo en un ambiente en el que ya había dos objetos conocidos (de forma y volumen similares).
Una vez adiestrados, los ratones tendían a pasar más tiempo explorando el objeto nuevo en lugar de los otros ya conocidos, lo que demostraba el empleo de la memoria.

Pero cuando estos ratones estuvieron en la fase REM del sueño, los investigadores utilizaron pulsos de luz para silenciar las neuronas asociadas a la memoria, y de esta forma determinar si esto afectaba la consolidación de la misma.
Al día siguiente, los mismos ratones no tenían éxito en la tarea de memoria aprendida el día anterior, es decir, tendían a explorar los objetos nuevos y viejos de igual manera, su memoria parecía haber sido borrada. A diferencia del grupo de control, que mayoritariamente tendían a dirigirse a los objetos nuevos.

Un dato importante, silenciar las mismas neuronas fuera de la fase REM no tuvo ningún efecto sobre la memoria. Según los investigadores, esto está indicando que se requiere específicamente de la actividad neuronal durante la fase REM para la consolidación de la memoria.


Aprendemos mientras dormimos

El proceso de repetir y repetir nuestras experiencias diarias en la memoria a través del sueño REM es, ni más ni menos, la manera de aprender a dominar cualquier práctica, ya sea científica, artística, un instrumento musical, un deporte, etc.
Los científicos saben desde hace mucho que el aprendizaje de patrones de actividades motrices, de movimientos complejos, etc. funciona mejor al día siguiente, después de dormir bien por la noche. No es casualidad que existan miles de anécdotas de grandes creativos que han tenido su momento eureka! mientras dormían. Además, cada uno de nosotros sabe por experiencia propia, de que forma nuestra imaginación juega con ideas no relacionadas mientras dormimos.


Referencia:
http://science.sciencemag.org/content/352/6287/812



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada